¿Que deseamos?


  • Un país libre donde cada ciudadano tenga la oportunidad de elegir su destino y desarrollar su pleno potencial, convirtiéndose en la mejor versión de sí mismo.
  • Un México donde se garanticen los derechos individuales a la vida, a la libertad de creencia, a la libre manifestación de ideas y a la propiedad privada, como premisas para la determinación de los derechos sociales.
  • Un México donde la gente disfrute de un estado de derecho fuerte, que garantice la justicia y la equidad, donde se apliquen las leyes sin excepción. Un México incluyente, donde no haya discriminación por condición social, racial, origen, o sexual.
  • Participar en la construcción de una sociedad organizada y unida, donde se difunda una cultura de trabajo, donde se generen oportunidades para todos y donde el esfuerzo de cada uno sea retribuido en forma justa y proporcional a su aportación y méritos.
  • Una sociedad sensible a los demás, con sentido de identidad, con aprecio por su origen y con ambición de construir un México más próspero, más justo y más humano.
  • Una verdadera democracia con los adecuados contrapesos, donde los partidos políticos representen los intereses de la ciudadanía, donde exista una real división de poderes y donde los ciudadanos estén informados y participen ejerciendo presión sobre las autoridades, para que cumplan su mandato.
  • Un gobierno que deje de ser fuente de corrupción e impunidad, que no base su fuerza en el clientelismo político; Donde la función publica se ejerza con transparencia y eficiencia y no  a través de intercambios patrimoniales en la obscuridad.
  • Un México donde se neutralice en beneficio del País, la influencia fuera de los cauces legales de los grupos que detentan los poderes fácticos, sean sindicales, empresariales, religiosos, políticos, gobiernos extranjeros o el crimen organizado.
  • Un México donde la educación de nuestros niños y jóvenes sea de clase mundial, para que desarrollen las competencias necesarias para enfrentar un mundo complejo y cambiante.
  • Queremos que se apoye a la familia como la primera escuela de la nación y  que se busque el mejoramiento material y cultural y el bienestar de la población.
  • Queremos un México laico, donde prevalezca el mutuo respeto entre las Iglesias y el Estado, fundamentado en la autonomía de cada parte.
  • Reducir a su mínima expresión  los índices delictivos asociados con la delincuencia organizada y con el decaimiento moral de la sociedad.
  • Que no solo se repriman sino que se identifiquen, estudien  y ataquen  las causas estructurales y culturales de la inseguridad.
  • Que se garantice que los culpables sean castigados y rehabilitados  y que el sistema carcelario sea administrado eficientemente sin influencia del crimen organizado.